14 de septiembre de 2016

Historia de la magia blanca

Desde los albores de la civilización la magia a formado parte de la humanidad. Todos hemos oído hablar de magia blanca alguna vez en nuestra vida. Todos conocemos personas que practican el tarot, que hacen amarres de amor caseros o que siguen lo que les indica el horoscopo. Las personas queremos conocer nuestro entorno y controlarlo, la magia a sido una de las formas más antiguas de tener este conocimiento.

Ya en la antigua mesopotámia los sacerdotes eran los custodios de los grandes secretos. En el antiguo Egipto los sacerdotes se encargaban de ayudar a cruzar el nilo cuando alguien moría. En el antiguo imperio chino los oráculos como el i ching enseñaban a tomar las decisiones correctas.

Solo hay que pensar en las cuevas oscuras donde vivían los primeros hombres. Llenaron sus paredes de dibujos para darse valor y conseguir de alguna forma transformar esos símbolos en realidad. La representación de una cacería no era algo banal, era una forma de llamar los poderes de más allá para que luego esa cacería real tuviera el mismo éxito que la simbólica.

Cuando el hombre dejó de ser un cazador recolector y empezó a asentarse en un lugar para practicar la agricultura. La sociedad se hizo más compleja y con ello la magia que gobernaba es sociedad se hizo igualmente más complicada. Los conocimientos se fueron haciendo más complicados y crípticos y necesitaban una nueva categoría de persona, el sacerdote.

En este momento la magia y la religión estaban mezcladas en los mismos referentes. Poco a poco la religión se fue separando y convirtiendo en algo más complejo que podía prescindir de la magia. Entonces fue cuando la religión vio peligrar su estatus con la magia y la persiguió.

La magia se refugió en un circulo más cerrado donde poder transmitir sus conocimientos. Los tótem, los oráculos, los hechizos, las practicas adivinatorias se fueron transmitiendo de entre iniciados. Esos conocimientos, en ocasiones perseguidos por la religión fueron ocultandose de la mayoría de la gente, solo alguien que se sentía preparado para obtener ese conocimento podía entrar en el círculo.

En el siglo XIX esas prácticas se empezaron a llamar ciencias ocultas o ocultismo. Esos conocimentos engloban todo el mundo de la magia y se basan en métodos empiricos que funcionan a través de la voluntad, la palabra y la mente de las personas.

Existe lo que se conoce como dos magias, magia blanca y magia negra. La magia negra englobaría todo esa magia que pretende un objetivo sin tener en cuenta las consecuencias morales de sus prácticas. En cambio la magia blanca sería al contrario, su objetivo pretende no hacer perjuicio a nadie. La magia blanca también es aquella que quiere combatir las consecuencias de la magia negra, no como esa que protege de un mal de ojo por ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario